Daniel Scrimaglia

Drone llevó un desfibrilador que salvó la vida de un sueco infartado